La llegada de un hijo es una de las experiencias más maravillosas que pueden vivir los padres, pero también demanda una gran dosis de esfuerzo y sacrificio. Durante los primeros dos años de vida de un niño, los padres dedican muchas más horas a las labores domésticas y descansan menos horas al día que antes. […]

Artículo original: Tener un hijo quita más el sueño a las madres que a los padres - Etapa Infantil.